¿Qué es el coaching? ¿ Cuáles son algunas de las competencias de una persona que ejerce como coach?

Actualizado: mar 16

El coaching es un proceso que se desarrolla a lo largo de un determinado periodo de tiempo, en el cual se encuentran dos personas, el coach, y el coachee, también llamado cliente (o bien un equipo de personas cuando es coaching de equipos). En dicho proceso se entablan una serie de conversaciones que tienen la particularidad de ser planificadas y confidenciales. El coach utiliza una metodología basada en preguntas que invitan al coachee a explorar sus propias creencias, opiniones sobre sí mismo y sobre otras personas, valores, limitaciones, fortalezas y recursos. La duración de la conversación de coaching depende de cada coach y su estilo, pero en términos generales puede durar entre 45 minutos y una hora y media.


El coach invita al coachee a establecer su estado actual, generalmente de insatisfacción de algún aspecto, y su estado deseado o situación deseada a alcanzar. A partir de allí, se abre un camino de exploración y aprendizajes, luego del cual, con el acompañamiento del coach y sus preguntas, el coachee es capaz de tomar determinadas decisiones y comprometerse en un proceso de cambio y aprendizaje.


En palabras de Withmore (2011) “El coaching consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudarle a aprender en lugar de enseñarle”.


Es importante resaltar que el coach no aconseja ni da opinión sobre qué es lo más adecuado hacer, sentir o decir. El coach acompaña al coachee con preguntas genuinas que hagan reflexionar al coachee, logrando en el mejor de los casos, que el coachee cambie su perspectiva sobre la situación.


El protagonista en toda sesión de coaching es el coachee. En cada encuentro, el coachee elige cuál será el foco de atención de la conversación, mientras que el coach escucha y contribuye con preguntas y observaciones pertinentes. (Menéndez Cuenca, 2011).


Respecto a sus orígenes, la palabra coach se deriva de la palabra inglesa coche, utilizada en el medioevo, cuyo significado era vagón o carruaje. En este sentido, un coach, puede entenderse como un vehículo o un medio que transporta a una persona o a un grupo de personas desde un punto de partida o inicio hacia un destino deseado. Por otro lado, desde el contexto educativo, también se entiende al coaching como un instructor o formador, que guía o traslada a los estudiantes en su aprendizaje. Por último, suele asociarse también con el ámbito deportivo, en donde el coach entrena a sus jugadores en los principios y reglas de un deporte y gerencia la estrategia del equipo (Dilts, 2004).


En nuestros días y en particular desde los años ochenta, el coaching se ha ido desarrollando como una nueva forma de trabajar con las personas para que consigan mejorar su rendimiento en distintos contextos. Si bien no se encuentra explícitamente establecido cuáles fueron los inicios como una profesión, suele mencionarse que comenzó en Norteamérica a finales de los años ochenta. Hacia los años 90, el coaching logró posicionarse como una profesión sólida e independiente, siendo resultado de la convergencia de varias ramas del desarrollo y fundándose en una serie de principios, valores, conocimientos y técnicas precisas (Dolan, 2012).


Competencias del coach


Con independencia del enfoque que adopte, el coach profesional posee ciertas competencias, mencionaré algunas a continuación:


● Conocimientos: se ha formado como coach profesional y sabe la historia del coaching, y

puede diferenciar el coaching de la psicoterapia, capacitación o consultoría. Posee distinciones propias del coaching, aplica un proceso fundado en valores y chequea el resultado.


● Presencia plena: es capaz de estar plenamente consciente y de construir una relación

espontánea con el cliente utilizando un estilo abierto, flexible y de seguridad.


● Capacidad de relación: forja una relación de respeto y confianza con su coachee. Trabaja

para que el coachee se responsabilice del proceso de coaching y asuma las tareas a las que se ha comprometido durante el mismo.


● Capacidad de escucha: presta la máxima atención durante el proceso de coaching. Es

capaz de escuchar y ayudar al coachee a expresarse. Se centra en la agenda de su coachee y no en la suya propia. Por último, está en contacto y presta atención a su intuición.


● Capacidad de autogestión: mantiene su propia perspectiva y no se deja llevar por las

emociones del coachee. No se compra la historia que trae el coachee, la pone a prueba en todo momento. Analiza y distingue entre los diferentes mensajes del coachee. Es sensible y calibra los signos no verbales del coachee.


● Indagación y preguntas: ayuda a la persona/equipo a definir con detalle la situación actual. Plantea preguntas que susciten la reflexión, el descubrimiento y la acción. Utiliza diferentes perspectivas para reencuadrar y aclarar la experiencia del sujeto. Sensibiliza al coachee sobre la incongruencia de sus pensamientos, emociones y acciones.


● Capacidad de brindar feedback: indica al coachee las fortalezas y apoya sus recursos

internos. Enseña al coachee de qué manera sus hábitos le refrenan y apoya el cambio que desea dar. Celebra los éxitos del coachee.


●Objetivos, valores y creencias: acompaña al coachee para que logre superar y desactivar pensamientos o modelos mentales que están restringiendo sus posibilidades para alcanzar sus objetivos. Explora cuáles son los valores del coachee y lo ayuda a mantenerse en coherencia con estos. Lo motiva para encaminarse hacia sus objetivos.


● Capacidad para diseñar actuación: es y tareas: crea oportunidades para el aprendizaje continuo del coachee. Asigna tareas apropiadas que desafíen al coachee a avanzar hacia sus objetivos. Lo invita a desarrollar un plan de acción adecuado y mensurable con fechas límite. Le ofrece desafíos para empujar a su sujeto más allá de sus limitaciones percibidas. Por último, lo ayuda a responsabilizarse de las tareas y acciones mutuamente acordadas.


●Confianza con el cliente: crea un entorno seguro y de apoyo, que genere confianza y respeto mutuos durante todo el proceso, pidiendo permiso para explorar en áreas nuevas y sensibles, respetando las ideas, el estilo de aprendizaje y valores del cliente.


Qué no es Coaching


El coaching no es una terapia orientada a resolver problemas de personas con dificultades. Los problemas relativos a la ansiedad, depresión, drogadicción u otras patologías no pertenecen a este campo (Goldbarg y Perel de Goldbarg, 2015). En el coaching se trabaja desde el estado actual hasta el deseado sin incursionar en las causas y el porqué del pasado del coachee. Se entiende que el sujeto posee los recursos que necesita para evolucionar razonablemente en el momento del coaching (Dolan, 2012). No obstante, como siempre les digo a mis alumnos y clientes, si bien el coaching no es terapia, puede resultar terapéutico.


Por otro lado, tampoco debe confundirse con la consultoría. El consultor tiene experiencia específica en un tema y colabora con el cliente para brindarle sus conocimientos en asuntos puntuales, como podría ser el caso de que lo contraten para armar el plan estratégico de la empresa, porque trabajó en temas afines durante muchos años. En cambio, el coach, no requiere “saber” sobre el tema en particular, porque su objetivo no es asesorar ni brindar soluciones a los problemas del cliente, sino colaborar para potenciar sus capacidades a través de conversaciones desafiantes, apuntadas a explorar posibilidades y obstáculos, con la finalidad de generar planes de acción que lo acerquen a sus objetivos (Goldbarg y Perel de Goldbarg, 2015).


El coaching está cada vez en mayor auge, tanto a nivel personal, como en equipos y organizaciones. Por otro lado, las habilidades de coaching pueden ser aprendidas por cualquier persona, por ello también, existen formaciones para aprenderlas, independientemente de ejercer profesionalmente como coach.


Espero que este primer aproximamiento al coaching sea útil!


Abrazo,


Eli Polifrone

Magíster en Coaching y Cambio Organizacional ( USAL)

Lic. en RR.HH( UADE)

Coach para la Transformación personal y organizacional






Referencias de consulta


DILTS, Robert. Coaching: Herramientas para el cambio. Argentina: Urano, 2004. ISBN: 978-84- 7953-581-0.


DOLAN, Simon. Coaching por Valores. Madrid: Colección Acción Empresarial, 2012. ISBN: 9788483566787.


GOLDVARG, Damián y PEREL DE GOLDVARG, Norma. Competencias de coaching aplicadas: con estándares internacionales. 1ª ed. 4a reimpr. Buenos Aires: Gránica, 2015. ISBN: 978-950-641-4.


MENENDEZ CUENCA, José Luis. Principios del coaching. 2ª edición. España: Bubok Publishing, 2011. ISBN 978-84-9009-283-5.


WHITMORE, John. Coaching el método para mejorar el rendimiento de las personas. México: Paidós, 2011. ISBN: 978-607-7626-62-6



41 vistas

Entradas Recientes

Ver todo