Testimonios

MELINA FORCADA

Recomendaría las sesiones de Coaching con Eli porque considero que es una excelente profesional, que está siempre dispuesta a escuchar y a brindar su ayuda. A través de preguntas y conversaciones me ayudó a encontrar por mí misma muchas respuestas a situaciones que me limitaban, permitiéndome adquirir y desarrollar mis propios recursos internos para poder desenvolverme con mayor confianza y seguridad. Considero que Eli tiene una gran empatía, y desde ese lugar puede ayudar a los demás a sentirse mejor y a lograr lo que desean. Mis experiencias con ella fueron todas positivas, ya que me brindó técnicas para formularme preguntas, optimizar mis tiempos, mostrarme más segura y me ayudó a entender que a través de la palabra las personas pueden sanarse a sí mismas, y que incluso las situaciones que nos resultan más difíciles de poner en palabras y de atravesar, cuando logramos hacerlo nos ayudan a seguir avanzando y a tomarlas como situaciones de aprendizaje para el futuro.

Considero que Eli tiene un gran profesionalismo, respeto, y excelente trato con los demás, brindando su confianza y generando un clima que fomenta la apertura para poder abordar distintos temas. Por todas estas razones, recomiendo 100% las sesiones de Coaching con Eli!"

YADY GARCÍA BEYODA

Eliana, además de ser mi coach, fue mi tutora de tesis de grado para la Maestría en Coaching y Cambio Organizacional, de la USAL, durante mi proceso de aprendizaje académico y personal, me sentí en todo momento acompañada, contenida, me transmitió la confianza que ella tenía en sí misma como profesional, en mi como su coachee y en el proceso que yo estaba transitando.  

La considero una profesional experta, ética.

La recomiendo ampliamente. 

MICAELA P.

Hace tiempo vengo atravesando por diversas situaciones personales, que estaban trayendome como consecuencia diversos malestares físicos. Eli, como siempre, a través de su escucha atenta y su mirada empática, me acompañó una vez más, brindándome su calidez y su vocación de servicio. A sus palabras siempre alivianadoras, se sumó a este proceso incorporar las Flores de Bach, algo nuevo para mí y que nunca había tenido oportunidad de probar. Ella explicó con detalle en qué consistía, y a partir de las palabras y nuestras conversaciones, pensó y definió las flores con las que comenzaría a realizar esta terapia. 

 

Mañana se cumplirán 2 semanas desde que comencé a tomarlas. El mayor cambio que percibí a los pocos días de comenzar y que se sostuvo a lo largo de estas dos semanas, fue que el malestar y rigidez de mis cervicales (algo que me acompaña hace muchísimos años) comenzó a aliviar, al igual que los dolores de cabeza provocados por esta misma causa. Además, durante esta segunda semana, comencé a dormir adecuadamente por las noches, y el excesivo cansancio que sentía a diario, comenzó a mermar. 

 

Continuaré con la terapia de las Flores de Bach hasta finalizarlo, y considero que es fundamental el complemento de las Flores, junto con la posibilidad de hablar y ser escuchado, y sentirse acompañado para poder explorar y abrir a nuevos caminos.

 

Gracias Eli por acompañarme en este proceso. Gracias por tu escucha y por ser ese faro guía que ayuda a abrir una nueva dirección, un nuevo rumbo, pero con la seguridad de sentirse acompañada en ese nuevo recorrido. GRACIAS!!!!

ALEXIA MINERVI

 

No me encontraba en un buen momento personal y sus sesiones me hicieron ver las cosas desde otro lugar. Encontré en ellas un espacio para poder hablar libremente de muchos temas desde lo personal, lo laboral y hasta la educación ya que era mi primer cuatrimestre en la carrera de Recursos Humanos. 
Hicimos distintas actividades y me sentí muy cómoda al responder las cosas que me tocaban o me proponía. Como conclusión me lleve muchas cosas positivas, en ese momento confirmé que quería seguir estudiando recursos humanos y 3 años después tuve mi tan ansiado título! 

Eliana es una excelente profesional y tiene muchísima empatía con las personas sin dudas volvería a elegirla como coach!!

BENJAMIN SHEKERDEMIAN

En septiembre 2020 me encontré en un momento donde estaba necesitando respuestas. Sentí que quería hacer un cambio en mi vida, pero no estaba seguro de a quien darle la responsabilidad de acompañarme en este proceso. Conocía a varias personas que estaban certificadas, pero no estaba seguro de cuanto me iba a poder abrir con estas personas. Ahi fue cuando me acorde de Eli, la cual fue mi profesora de Recursos Humanos, clase en la que demostró no solamente su potencial, sino que verdadero interés por cada uno de sus estudiantes.

 

Teniendo Coach elegida, solamente me quedaba zambullirme en el proceso. A medida que iban pasando las sesiones me iba dando cuenta de que el enfoque no era únicamente profesional, sino que cruzaba trasversalmente todos los aspectos de mi vida. 

 

Sesión a sesión fuimos definido metas y trazando rutas, que pudieran llevarme a ellas. No solamente mirábamos la forma de alcanzar las metas per se, sino que estudiábamos las forma en la que las alcanzaría, ya que dependiendo la forma en la que afronte los desafíos, el resultado puede variar.

 

Mi objetivo lo tenia claro, pero no alcanza con tener los objetivos claros, muchas veces tenemos factores exógenos que nos dificultan el camino hacia nuestros objetivos. En un momento pretendía que Eliana me mostrara el camino, pero claro, eso no es a lo que se dedica el coach, por el contrario se encargo de que yo me hiciera las preguntas adecuadas y de esta manera poder responderme adecuadamente.

 

Luego de 6 sesiones ya me sentía otra persona. Y empece a actuar como tal. Para el mes de febrero, ya estaba logrando acercarme un paso mas hacia mi objetivo. Una oportunidad laboral acorde a mis deseos se presento ante mi. Estamos por arrancar el mes de Mayo, donde tendré la oportunidad de trabajar de lo que en este momento es mi pasión.

 

Podría haberlo hecho solo? Por supuesto, pero agradezco haber tenido la idea de iniciar el proceso, ¡Que aun no termina! Vamos por mas.

 

Gracias Eli por acompañarme en este proceso y ser testigo de mi superación personal. Vales cada centavo invertido!